Problemática de la cobranza

Probablemente algunos de sus clientes tienen el hábito el pagar lo más tarde posible en beneficio de su propio flujo de caja. De alguna forma buscan mantener el crédito vigente. Se excusan en no haber recibido la factura o aviso, en estar esperando el pago de sus propios clientes u otros deudores, que la factura está en visto bueno, que sólo falta la firma, y el tradicional llame los jueves de 14:00 a 15:00 porque solo ahí se dan respuestas, teléfono que nunca contesta ese día en ese horario. Si el servicio o producto es reemplazable, es peor.

Otra situación frecuente se producen cuando no han revisado el pago porque todavía tiene menos de 60 días desde emitida la obligación, o no son ordenados en su propio proceso de pagos. No olvidemos, que cualquier dificultad en el visto bueno puede posponer el pago, por ejemplo no viene el detalle, donde muchas veces su propia ventanilla de recepción de facturas separa la factura del detalle original. Hay que demostrar, sobretodo, cuando nadie se acuerda a qué concepto se refiere la factura, aunque haga referencia a la orden de compra.

Las escusas para no pagar a tiempo son muchas, la forma de contrarrestar es tener la solución adecuada en el menor tiempo posible. Es sólo se logra con información disponible y objetivos claros.